Instagram y empresa: seis claves para alcanzar el éxito.

Todos tenemos claro que vivimos en la era de las redes sociales. De manera directa, o indirecta, queramos o no, ya estamos en ellas.  De hecho, estudios recientes colocan a España a la cabeza mundial en el uso de éstas. E Instagram es la que más está creciendo actualmente (un 34% respecto al 2016). Ya se sitúa en el “top of mind” de todos los usuarios.

Sin embargo, puede que incluso a día de hoy, aún existan empresas que se pregunten si deberían estar o no en Instagram. Podríamos darte mil razones objetivas por las cuales si no estás dentro, deberías hacerlo ya, pero damos por hecho que todo empresario quiere captar siempre nuevos clientes, y que cualquier oportunidad debe ser aprovechada. Y estar en Instagram ya no es el futuro, se ha convertido en el presente.

Por tanto, si no tienes cuenta, créala ya. Y te aseguramos que con nuestros sencillos consejos, trataremos de enseñarte cómo sacarle el máximo provecho y captar el máximo número de seguidores reales en el menor número de tiempo.

Hacemos hincapié en el adjetivo reales porque si te das una vuelta por Instagram te darás cuenta que muchas cuentas tienen una infinidad de seguidores que se tratan de bots, o dicho de una forma más sencilla, seguidores falsos. Aunque nos creamos que queda muy bonito tener un gran número de seguidores, si no son reales no generarás feedback, y por tanto, carece de cualquier tipo de interés empresarial.

Instagram para emprendedores

Seis sencillos pasos para alcanzar el éxito en Instagram

El primer paso es crear contenido de calidad. Para ello, en primer lugar debes tener en cuenta que Instagram es una red social muy visual. Crea imágenes que ayuden a conectar tu marca con los clientes. Huye de todo aquello que sea meramente promocional, de incluir texto en las imágenes, o de sobrecargarlas en exceso.

No enseñes solamente producto, procura captar la filosofía de tu empresa, a tus trabajadores, etc.  Cuida los detalles, y al mismo tiempo, huye de los filtros. A tus clientes les gusta la naturalidad, la transparencia.

El segundo paso, y acompañado siempre de la imagen crearemos un mensaje corto y que vaya al grano. Ten en cuenta que lo importante es la imagen, y que pocos seguidores se molestarán en leer el mensaje si les resulta largo, y tedioso.

En tercer lugar, acompaña tu imagen siempre de hashtags.  Los hashtags son esas palabras siempre acompañadas de # que verás en Instagram. La singularidad de éstos reside en  que te proporcionan un alcance mayor, ya que generan conversación, y permite que las personas puedan encontrarte fácilmente. De nuevo recuerda que sea, corto, memorizable, y preciso. Y sobre todo que esté contextualizado. De nada sirve que incluyas hashtags que carecen de cualquier tipo de conexión con el mensaje que tratas de hacer llegar con tu imagen.

En cuarto lugar, promueve promociones exclusivas. Necesitamos crear base de fans, y eso implica que necesitamos que nuestros seguidores participen en nuestra cuenta. Una forma infalible de lograrlo es a través de promociones que sean exclusivas de esta red social. Trata de realizar un pequeño sorteo al mes, hacer algún descuento para aquellos que sigan a tu cuenta… ¡utiliza tu imaginación!

En quinto lugar, interactúa con tus seguidores. Es importantísimo tratar de generar conversación en tus publicaciones. Contesta cada comentario, cada mensaje. No tengas miedo de preguntar a tus seguidores. Necesitas tratar de conocerlos y comprender su comportamiento. Regálales “me gusta” a aquellos que estén presentes en tus redes, o tengan interés para tu área de negocio. Es básico que vean que estás activo y que les dedicas tiempo. Trata siempre de captar la atención de nuevos clientes. Necesitas que te vean.

En sexto lugar, probar, probar y probar. Necesitas obtener todos los datos posibles de tu cuenta, y tus seguidores. Analiza a qué horas obtienes mayor número de likes, qué hashtags te funcionan mejor, qué publicaciones obtienen mayor número de comentarios, etc. No tengas miedo a equivocarte. El mundo online otorga gran margen de maniobra ante un error.